Amor propio

“Me siento gorda” Como mejorar tu imagen corporal en el embarazo

No les voy a mentir. Ahora que estoy embarazada tengo días en que me carga como me veo. Así no mas sin rodeos ni mentiras. Días en que me siento increíblemente poco atractiva.

Estar embarazada puede hacer que el proceso de sentirte bien con tu propio cuerpo o tener buenos días de imagen corporal se haga difícil. A mí me pasa! Que miro fotos mías antes de quedarme embarazada y me da una nostalgia, me hace echar de menos ese cuerpo, esa sensación.

Esa agilidad y capacidad de amarrarme los zapatos fácilmente o pararme de la cama sin esfuerzo.

Podía hacer el ejercicio que quería, tomarme mis traguitos, comer lo que quisiera y mi cuerpo era MÍO y no se compartía con nadie más.

El embarazo no es una época fácil para la imagen corporal, es normal que no te sientas cómoda o a gusto con tu cuerpo cambiante, es normal sentirte hinchada o que “no eres tú misma”. Una ola gigante de cambios pasan simultáneamente en tu cuerpo a un ritmo súper rápido y es difícil aceptarlo, sobre todo cuando no es solamente tu panza la que crece día a día. Ya que siendo realistas, los embarazos en donde solo crece la panza son los menos, esa idea de la embarazada con la pancita pequeña que se ve igual que antes es errónea y como siempre, súper idealizada. Vas a ganar peso en tus piernas, cara, pechugas, brazos, etc. ya que tu cuerpo necesita guardar esa grasa para prepararse para el post parto y lactancia. Así funciona! Además va a retener líquido, vas a hincharte y por sobre todo estarás gestando un humano que también ocupa espacio!

Aprender a tener una imagen corporal positiva esa difícil y es incluso más difícil en el embarazo.

Mis pechugas están enormes, tengo manchas en la cara que antes no existían, más celulitis en mis piernas, venas marcadas por todos lados, estrías que van apareciendo, etc (podría seguir pero para qué!)

Y ahora viene el famoso comentario: pero igual estoy feliz y quiero mucho a mi guagua. Todas lo sabemos, pero siempre hay que aclararlo, o no?

Si no, las mamis de instagram se te tiran encima aclarando que hay mujeres que estarían agradecidas de estar embarazadas. Y TODAS LO SABEMOS. Estoy agradecida de estar embarazada, pero no me gusta estar embarazada. Por qué no puedo sentir las dos?

Existen muchas mujeres que si bien adoran a sus hijos no disfrutan el embarazo, se sienten fuera de control, no les gusta cómo cambia su cuerpo y se sienten constantemente incómodas. Yo soy una de ellas. Y quiero que sepan que es absolutamente normal, no eres rara ni diferente. Solo eres sincera y expresas esos sentimientos que muchas esconden por miedo al que dirán. 

No es rico perder el control de tu propio cuerpo. Pero si puedes elegir cómo vivir este proceso.

Aquí les dejo algunas cosas que yo estoy practicando para mejorar mi imagen corporal durante mi embarazo:

1. No tienes por qué amar como se ve tu cuerpo ahora

En serio. El tener que lidiar con toda la información y presión que se siente en el embarazo para además agregarle estar obligada a amar como te ves es demasiado. Es imposible. Ya es difícil amar tu cuerpo sin estar embarazada, así que no te auto impongas esa presión. No es necesario.

Yo he decidido que a pesar de no sentirme cómoda, voy siempre a respetar mi cuerpo, qué significa esto:

  • Trato de no hablar mal de mi cuerpo, de no referirme a el como algo negativo, evitar sobre nombres “divertidos” que realmente no lo son. Esto lo aplico con Aníbal, amigas, etc.
  • Si me siento cansada, no me auto exijo. Esto se aplica al ejercicio, he decidido que las caminatas me aportan energía y es algo que puedo ser constante. Aunque eso signifique no tener un embarazo fit, me da igual ya que nunca ha sido prioridad y no es lo que busco. Busco sentirme bien.
  • Si tengo extra hambre, me doy permiso para comer ya que obviamente necesito más energía para crear vida dentro mío.

Tu cuerpo siempre merece respeto y cariño – incluso cuando no te sientes atractiva.

2. No te compares con otras mujeres embarazadas.

No sé si se han dado cuenta, pero la mayoría de lo que vemos en instagram son mujeres perfectas que han subido el mínimo de kilos y tienen unas pancitas pequeñas que solo se ven cuando se paran de lado.

Siendo realista – esa NO es la normalidad.

Las redes sociales son una complicación de ángulos, efectos y luces. No son la vida real y compararte con una imagen escasa y poco realista solo te va a hacer mal. 

No sé si sabían pero la mayoría de las mujeres “embarazadas” que vemos en las marcas de ropa maternal modelando, no están realmente embarazadas. Usan panzas falsas de plástico para poder modelar la ropa, pero son modelos que se ven muy diferentes a lo que es la realidad. Mujeres que viven del modelaje y que por su puesto al usar una panza plástica se van a ver diferentes a la realidad del embarazo. Obviamente esto va a hacer que cuando modelen la ropa se vean increíbles! Ya que a diferencia de el resto, no van a haber subido de peso en todo su cuerpo, no tendrán las caderas más anchas, no están batallando con acné o cambios en su piel! Se ven así de “perfectas” porque no están realmente gestando un humano dentro de ellas. 

Así que no te compares con algo así, yo tuve que experimentarlo para poder entender el nivel de frustración que produce ver esto en los medios. Me dan ganas de hacer una campaña y subir la voz, pedir que por favor usen personas que sí están embarazadas para poder ver la REALIDAD y no una farsa que solo trae angustias. 

El daño que produce esa imagen “ideal” es tremendo, cada cuerpo es diferente, cada embarazo es diferente. 

Y siempre recuerda, el cuerpo femenino está diseñado para acumular extra grasa cuando estás embarazada. Así funciona, entonces en vez de enfocarte en lo que vez en el espejo, enfócate en darle lo mejor a tu guaguita.

3. Como te ves físicamente, es lo MENOS importante e interesante de ti como persona.

Esta es mi frase de oro que muchas veces me tranquiliza. Como mujeres existe un nivel de presión casi imposible de dimensionar. Verse perfecta. Y el centrarse en que solo vas a sentirte bien anímicamente si te ves bien físicamente te va a traer desórdenes y angustias. Tu felicidad no tiene nada que ver con como te ves físicamente.

Esa actitud solo hará que dependas al 100% de la foto que te sacaron, del reflejo que viste en el espejo o de cómo te queda un pantalón. Y déjame recordarte que eres MUCHO más que eso.

Recuérdatelo constantemente, escríbelo en un post it y pégalo en tu computador, tenlo de fondo de pantalla, lo que sea necesario. Pero siempre recuérdalo.

4. Prepárate para una gran cantidad de comentarios desubicados de gente que prácticamente no te conoce.

Ya con 25 semanas de embarazo he escuchado de todo.

“Que gorda estás Winnie” o “No tienes nada de guata, estás segura que estás embarazada?”

Los dos extremos igual de dolorosos e innecesarios provenientes de personas que no tienen nada que hacer comentando mi cuerpo. Pero por alguna extraña razón el estar embarazada hace que la gente sienta que es aceptable comentar acerca de tu cuerpo y hacer juicios innecesarios. Y es probable que esos comentarios no te hagan sentir bien.

La cantidad de veces que me he encontrado frente aa hombres que me dicen “que bien llevas el embarazo no se te nota nada” es infinita. Y yo me pregunto, que los hace sentir que tienen derecho a comentar acerca de cómo me veo? Yo no me acerco a ellos a decirles “que bien llevas esos kilos de más ahora que dejaste de hacer ejercicio”. Jamás lo haría! Y si lo hiciera sería raro. Entonces por qué no es raro cuando se lo hacen a una mujer que tiene un ser humano adentro? Nunca lo voy a entender.

Bueno, la única manera de lidiar con estos comentarios es no pescando mucho. O respondiendo y siendo clara acerca de como te sientes. Hace unas semanas me pasó algo de ese estilo, con una mujer que me dijo “que gorda estás” y en vez de quedarme callada le dije “si, estoy embarazada pero por favor no comentes algo así, es innecesario”.

Se sintió pésimo, pero la verdad es que mi intención no era agredirla. Pero sí dejarle claro que no es un comentario bienvenido y que no me parece.

5. Preocúpate más por tu salud y la de tu guaguita, no por la cantidad de kilos ganados.

Existe unas presión inmensa por ganar lo “menos posible” durante el embarazo.

Y esto se hace muy difícil cuando tienes poca energía, poca motivación para ejercitarte y mucha hambre. 

Cuanto debes subir de peso durante tu embarazo? DEPENDE. No existe un número específico ya que todos los embarazos son diferentes.

Lo mejor que puedes hacer para tu cuerpo y tu guagua es dejar de obsesionarte con cuanto peso has subido y concentrar todas esas energías en elegir alimentos saludables (dentro de lo que se pueda), moverte como quieras y fluir. 

Si sientes que necesitas ayuda mental, te recomiendo a nuestra psicóloga Jose Browne que hace consultas online y cumple con el sello WG.

Gracias por leerme y ser parte de este viaje, espero poder ser un referente o simplemente hacerte entender que no estás sola, que tus pensamientos no son raros y que no eres la única que experimenta este tipo de cosas. 

Si quieres leer mi post de cómo me di cuenta que estaba embarazada, está aquí.

Si quieres ver cómo lo anuncié en instagram haz click aquí.

Besos, 

W

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Destacados