Tips Nutricionales

No puedes parar de comer?

No puedes parar de comer? Tratas y tratas y no importa la cantidad de dietas y restricciones que te pongas, siempre vuelves a comer sin control.

 

no puedes parar de comer

 

 

No puedes parar de comer? No necesitas más fuerza de voluntad o una dieta más estricta. Lo que necesitas es mirar la comida de otra manera, cambiar el foco.

Cuantas veces te ha pasado que antes de quedarte dormida haces una lista mental de todo lo que comiste durante el día?

“No te deberías haber comido eso”

“Te hace falta fuerza de voluntad”

“Mañana no voy a comer ni un carbohidrato”

Da igual si tienes las mejores intenciones del mundo, si todas estas frases te las dices de manera amable y con amor, el repetir este comportamiento nunca jamás hará que dejes de comer de más. Al día siguiente o dos días después vas a volver al mismo comportamiento anterior, la misma culpa, la misma ansiedad.

 

 

Si sientes que estoy describiendo básicamente tu manera de vivir, no puedes parar de comer y eso te angustia, te dejo algunos consejos que a mi personalmente me sirvieron muchísimo para poder escapar de esta cultura de dietas:

 

1. Concéntrate en tu salud y tus hábitos, no en esas ganas desesperadas de ver resultados rápidos y bajar muchos kilos

Cambia el “mañana no voy a comer______” por “mañana voy a comer más vegetales y por lo menos 2 frutas como snack”. Deja verduras picadas y listas para comer, mete en tu cartera 2 frutas que te gusten y de esa manera dejas listo el día para tener un resultado positivo. Cambia el “te hace falta fuerza de voluntad” por “mañana me acuesto temprano para poder dormir bien y hacer ejercicio antes de la pega”

Concentrate en elegir hábitos saludables que si puedas lograr versus restricciones que crees que necesitas adoptar. Piensa de manera práctica, piensa en hábitos que sean posibles y que principalmente sean entretenidos para ti!

 

2. No comas menos de lo que necesitas

Si te tomas un café en la mañana, al almuerzo una ensalada con pollo y una fruta, las posibilidades de que pases TODA la tarde picoteando cualquier cosa son muy muy altas! La posibilidad de que no puedas parar de comer es altísima. Especialmente si estás haciendo ejercicio, tu cuerpo necesita energía! Esa “fuerza de voluntad” que tanto buscas no va a tener ni una posibilidad de ganarle a las ganas desesperadas de comer que experimenta tu cuerpo al estar restringido por demasiadas horas. Come más durante el día, no evites los carbohidratos. Disfruta de un sandwich o un wrap o arroz con huevo o una mega ensalada con carbohidratos en el almuerzo, prepárate para la tarde.

Si tienes hambre entonces tienes que comer, no trates de “portarte bien” ya que eso generalmente se traduce en comer como pajarito y te tengo noticias, eres una mujer que necesita mucha más comida que un pájaro que pesa 100 gramos.

 

 3. Prepara tus comidas, no todas! Pero si algunas

Elegir opciones fáciles como un plato de cereales con leche o una pasta rápida es súper fácil cuando es la única opción rápida que tienes y vienes llegando de un largo día de trabajo, lo entiendo! Este tipo de comidas no son malas (no existe la comida mala!!) el único problema es que son alimentos que es muy fácil co mer de más, no te llenan y siempre te dejan con ganas de más.

Algunos tips para dejar lista comida fácil y nutricionalmente densa:

 

  • Siempre que vayas a cocinar, cocina más! A qué me refiero con esto, que hayan sobras que puedas recalentar al día siguiente y comer comida casera y saludable.
  • Encuentra recetas deliciosas y fáciles aquí.
  • Ahora en invierno no dan ganas de comerse una ensalada fría, a todos nos pasa! Prepara una sopa de verduras para la semana y la consumes todas las noches.
  • Deja la fruta accesible en tu cocina, cosa que sea fácil meter en tu cartera una manzana o un plátano.

 

4. Rompe ese hábito de comer viendo televisión 

La mayoría de las veces que comen más de la cuenta es cuándo están viendo televisión?

 

 

Cuando comes al frente de la television entrenas tu cerebro a que asocie el ver televisión con tener hambre. El cerebro se entrena y cada vez que prendes la tele te dan ganas de comer algo rico. Este es un hábito súper común pero súper fácil de romper! Apaga la televisión cuando vayas a comer, come tranquila disfrutando de la compañía de tu pareja, hijos, amiga, etc. Y después la vuelves a prender. Te vas a sorprender como vas a conectarte contigo misma y las señales de hambre que te da tu cuerpo.

Tu vida no tiene que basarse en tus decisiones con la comida, no tiene que basarse en como te ves. Si estás cansada de esto, estoy contigo! Te dejo nuestras asesorías nutricionales y la consulta psicológica para poder eliminar esa obsesión de tu vida.

Siempre recuerda que la vida es mas que llegar a un peso ideal, la comida nos nutre y nos da energía. En vez de verla siempre como algo malo que te hace engordar, cambia el switch y entiende como se nos ha impuesto una idea que no es real.

Besos

W

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Destacados