Tips Nutricionales

Me siento culpable… al comer?

Me siento culpable al comer en exceso. O me siento culpable solo por comer?

Sentirse culpable al comer solo te traerá malos ratos.

 

culpable al comer
Qué es más saludable que una gran ensalada? Una buena relación con la comida y con tu cuerpo.

No saben cuántas veces he escuchado y he pensado esto.

 

Me siento culpable al comer, que hago?

Un animal difícil de domar que nos ha traído angustias por décadas. Es cruel si lo piensas, en el minuto exacto en que decides relajarte y comerte algo rico, salir con tus amigas o pedir algo con tu pareja – aparece esa culpa que te desmorona tu castillo y transforma ese momento delicioso en algo angustiante y frustrante. Por qué nos hacemos esto?

A lo largo del tiempo le he puesto un sobrenombre a esa sensación, es como cuando te llama la suegra que está en la puerta de tu casa y no hay escapatoria (no aplica a mi suegra que es adorable, pero se entiende la idea). Es un escenario que mata la alegría y parece ser que no hay manera de escapar.

Te suena conocido?

 

Escenario mata alegría 1:

Ves una foto reciente tuya y sientes que te ves horrible, sientes que es tu peor ángulo y que no te ves así en el espejo. Basta ver esa foto para que el día gire en torno a lo mal que te sientes contigo misma.

 

Escenario mata alegría 2:

Vas a una tienda y te pruebas unos jeans que son de tu talla, llegas al probador y te quedan enanos. Listo, te sientes mal contigo misma. Esa alegría de ir a comprarse algo murió y fue reemplazada por angustia, nuevamente.

 

Escenario mata alegría 3:

Vas a ir a la casa de una amiga a la piscina, te sientes preparada y feliz con el traje de baño que elegiste. Basta que te lo pruebes para que esas inseguridades lleguen y finalmente no te bañes y pases toda la tarde en la sombra. Mata alegría.

 

Escenario mata alegría 4:

Estás acostada en tu cama después de haber comido en exceso y tu mente deriva en “lo vas a compensar con ejercicio y dieta el lunes”. Este para mí es el peor y me vi por muchos años atrapada en este escenario.

 

Cuántas vacaciones o minutos alegres habrá arruinado la culpa por la comida?

No quiero ni imaginármelo…

Por experiencia propia puedo decirles que para mí, arruinó muchos momentos felices, muchas vacaciones, muchas celebraciones. Les dejo acá algunas de las técnicas que me ayudaron a salir de ese relación nefasta y encontrar la paz:

 

  1. Está absolutamente permitido darte permisos para comer lo que QUIERAS. En serio, si no es en esta vida –  entonces cuando? Encuentra minutos de relajo.
  2. Quizás subas de peso. Es natural, te vas de vacaciones, disfrutas de cosas ricas para comer y subes un poco de peso, absolutamente normal. Hay algo malo en eso? No. Vuelves a tu rutina normal y todo se regula, sin angustia, sin frustración, sin pasarlo mal en un proceso que va a pasar igual.
  3. Si alguien de tu familia o algún “amigo” comenta tu cuerpo o juzga tus elecciones alimenticias. Entender que es problema de esa persona, no tuyo. No tiene nada que ver con tu peso, no tiene nada que ver contigo, son comentarios ligados a la propia autoestima del agresor y sus problemas. Este es un gran tema y tengo otro post en el blog que habla específicamente de qué hacer en estos casos.
  4. La culpa NO te va a ayudar a comer menos o a bajar de peso. Todo lo contrario, la culpa solo te va a producir ansiedad y esa ansiedad se va a traducir en más excesos. Lo que te va a dar la culpa es una sensación muy desagradable en el pecho, en el estómago y en el corazón. Te va a separar de tus seres queridos en ocaciones importantes y sobre todo te va a matar momentos de alegría. La culpa es la reina de matar la alegría.
  5. La culpa tampoco te va a ayudar a comer saludable! Solo te predispone a esa actitud del “todo o nada”. O me alimento saludable toda la semana sin parar, o me voy al carajo y como cualquier cosa todos los días sin parar. Se dan cuenta del problema que genera esta manera de pensar? Es extremista, nos hace pasar de un extremo a otro, cómo vamos a encontrar el equilibrio si pasamos de una punta a la punta contraria en minutos?
  6. Eres suficiente. Da igual lo que comas, da igual si comes papas fritas o si te comes una ensalada, sigues siendo suficiente, sigues siendo maravillosa. Eres MUCHO más que una foto o que un ángulo.

 

 

 

Todas tenemos esa amiga que come sin parar y no sube ni un gramo, cierto? Bueno les tengo un secreto, esa amiga también se frustra, también se angustia, también tiene escenarios mata alegría. No tiene nada que ver con cómo te ves por fuera, la base está en cómo te sientes por dentro.

 

Algunos ejemplos que creo que las van a ayudar, cuando te sientas insegura repite estas palabras en tu cabeza, anótalas en un post it, escríbetelas en la mano, da igual!

 

  • “Me acepto a mi misma y acepto al resto”
  • “Mi cuerpo puede cambiar, yo elijo escucharlo y amarlo en vez de criticarlo y atacarlo”
  • “No es mi propósito en la vida tener un abdomen tonificado, vine a este mundo a ser feliz, no a verme de una manera específica”
  • “Me doy permiso para relajarme de vez en cuando con la comida, cuando vuelva a mi rutina normal mi cuerpo volverá a su espacio normal. No hay apuro”
  • “La vida está para disfrutarla, si no me relajo nunca podré experimentar esa alegría de algo tan simple como una comida compartida con mis seres queridos»
  • «Sentirse culpable al comer solo me traerá angustia, no me hará bajar de peso ni comer más saludable»

El año pasado (maldito 2020) fue un año conflictivo, que dejó estragos en muchas relaciones corporales y con la comida. Pero siempre puedes recuperarte, salir de ese hoyo. No dejes que las dietas sean algo constante en tu vida, aprende a comer y encuentra esa libertad! Sentirse culpable al comer es algo que puedes eliminar.

Tu vida no tiene que basarse en tus decisiones con la comida, no tiene que basarse en como te ves. Si estás cansada de esto, estoy contigo! Te dejo nuestras asesorías nutricionales y la consulta psicológica para poder eliminar esa obsesión de tu vida.

Siempre recuerda que la vida es más que llegar a un peso ideal, la comida nos nutre y nos da energía. En vez de verla siempre como algo malo que te hace engordar, cambia el switch y entiende como se nos ha impuesto una idea que no es real.

Besos

W

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Destacados