Amor propio

¿Tu mamá comenta tu peso? Entonces lee esto.

Tu mamá comenta tu peso?

Con mis clientas me he ido dando cuenta que existe una tendencia súper marcada. Las mamás que están constantemente comentando y criticando el cuerpo de sus hijas. ¿Te ha pasado que tu mamá te dice algo si subiste o bajaste de peso?

La verdad es que he escuchado de todo:

 

  • “Mantenía la despensa con llave para que yo no pudiera sacar comida y no me pusiera gorda.”
  • “Mi suegra siempre me mira feo y comenta de las cosas que como.”
  • “Me comenta constantemente que estoy gorda, ¿cómo hago que pare? Me produce angustia y me siento horrible, cada vez que voy a su casa termino llegando a la mía y teniendo un atracón enorme de lo que pille en la cocina”

 

Comentarios que he escuchado de mis clientas y que francamente me rompen el corazón, pero acá viene la pregunta más importante. ¿Cómo hacemos que esto pare?

Muchas veces las personas creen que al comentar que “estás comiendo mucho” o “estás más gorda” están ayudando, pero la verdad es que NO. Solo agravan el tema y producen ansiedad, angustia, frustración, pena. Un sin fin de sentimientos.

Estudios demuestran que el 65% de los adolescentes que sus padres les comentan de su cuerpo y les restringen la comida crecerán a tener sobre peso u obesidad de adultos. Se dan cuenta lo nocivo que puede ser?

Y si bien ustedes saben que yo soy absolutamente pro amor propio y encontrar la belleza en todas, porque todas la tenemos. Pero esto no se trata de belleza, se trata de salud. Y la salud como hemos hablado incontables veces es integral.

Si el tema peso te produce angustia y frustración creada por tu propia mamá a lo largo de tu vida, eso nos dice que tu relación con la comida y tu mente no están bien. Y como la salud es integral necesitamos que todo esté bien, saludable y equilibrado.

Cuando las personas critican tu cuerpo, como te ves, como te queda la ropa, que estás comiendo, etc. Eso se queda dentro tuyo, eso te carcome y al final del día afecta la relación que tienes contigo mismo, con la comida, con tus emociones. Con todo!

Así que no, comentar el cuerpo ajeno no es bueno y sólo trae problemas.

 

No te mereces que haya gente criticando tu cuerpo constantemente, da igual quien sea, tu abuelo, mamá, tía, prima. Quien sea.

A mi cuando era chica me pasó muchas veces pero esta en específico me dolió: tenía 13 años y una prima le comentó a sus amigas frente mío “la Winnie es gorda, mírenle la guata” y me apuntó. No se imaginan el dolor que me produjo eso. Me acuerdo de haber llorado sola después en el baño, con mi traje de baño mojado después de bañarme en la piscina y sin atreverme a ir a la pieza a cambiarme porque estaban ellas y no quería que me vieran la guata. Se dan cuenta el daño?

No les miento que al escribirlo me da una pena enorme, ganas de abrazar a esa Winnie de 13, ganas de educar a esas niñitas en lo que realmente importa, ganas de eliminar esos comentarios de la faz de la tierra.

Y bueno, la verdad está en que si tu mamá (o cualquier persona) que está comentando de tu peso o decisiones alimenticias, ese comentario dice mucho más acerca de su relación con la comida que la tuya, o no? Algo la lleva a no aguantarse y hablar. Quizás ella es la que tiene esa mala relación con la comida o algún tipo de desorden. No tú. Y el ser valiente, sacar la voz y decirle que pare de hacer esos comentarios es una de las maneras más eficaces de cortar el tema, pero es difícil! Muchas veces no nos atrevemos, algo que se lee tan simple de hacer pero que en la práctica es tan difícil.

 

Elige tener esta conversación en un ambiente relajado, cuando no estés hirviendo de rabia. Inhala, exhala y relájate. La idea es sacar en limpio los temas y no terminar a gritos, queremos ver avances, no retroceder.

 

  • “Mamá, ese comentario que dijiste en la mesa de que estaba comiendo mucho, me duele”
  • “Si estos comentarios me sirvieran no tendrías que vivir haciéndolos, o no?
  • “Me gustaría que por favor pararas de decirme este tipo de cosas, es mi cuerpo, mis decisiones y no quiero que estés interfiriendo con mi salud, te lo digo de la mejor manera pero me estás causando mucha frustración”
  • “Por favor te pido que me respetes, entiendes bien lo que te estoy pidiendo? Solo te pido respeto”

Te aseguro que no va a ser fácil, la gente tiende a bajarle el perfil a estas cosas así que no te extrañes si te encuentras con la clásica respuesta:

“Ay si no es para tanto, no exageres”

Acá les dejo algunas respuestas a los posibles comentarios:

 

  • Entonces pretendes que no diga nada si te sigues poniendo cada día más gorda? Mamita, es mi cuerpo, son mis reglas, es mi felicidad. Te pido que me ayudes a ser más feliz, no a tener el cuerpo ideal. Eso es lo que me importa a mi y te pido por favor respetarlo.
  • Algunas veces las personas que más te quieren en la vida tienen que decirte las cosas así tal cual para que las entiendas, lo hago porque te quiero. Yo también te quiero más que nada mamá, pero entiende que debes respetarme y si estoy activamente pidiendo que no comentes más entonces por favor respeta esa decisión.
  • No te pongas tan grave, no es para tanto! Si es para tanto mamá, a mí me duele tremendamente cada vez que lo escucho, por eso quería conversar contigo. No es agradable ser el tema de conversación y menos si se trata de comentar mi cuerpo, porfa entiéndeme.

 

mamá comenta tu peso

 

Después de tener esta conversación es probable que tu mamá (o quien sea) se “olvide” y siga insistiendo con los comentarios.

Es súper común y lo veo en mis clientas, ya tuvieron la conversación difícil, ya se lanzaron a la piscina y dijeron lo que sentían. Y la mamá insiste, quizás el romper el habito se les hace difícil? Quizás es algo que no pueden evitar? No lo sé.

Pero si ella insiste, tu también insistes de vuelta.

Cuando llegue a ti con otro comentario simplemente decirle “mamá recuerda lo que hablamos, por favor cuantas veces tengo que pedirte?!

“Te pedí que parara esta conducta, quizás no te das cuenta pero quiero recordarte que para mi no es agradable y me haces daño, por favor no más.”

Lo más importante es que seas firme, ya llegaste a esta instancia. No tires la toalla!!

Es probable que esta situación se repita varias veces, tu te mantienes ahí firme. Insistiendo y pidiendo que paré. Va a llegar el minuto en que no va a pasar más.

 

Lidera con el ejemplo

Si ya lograste que tu mamá o quien sea elimine esos comentarios, entonces es hora de liderar con el ejemplo. No hagas comentarios tipo pelambre del cuerpo de otra persona, muestra la relación hermosa que tienes con la comida (quizás se les pegue), comparte y sigue cuentas en las redes sociales que sean saludables en todo sentido, enséñale a tus hijos lo rico que es comer, las cosas que realmente importan.

Si vas a comentar algo de una mujer (o hombre), que sea un comentario con sustancia, no para hablar de cómo se ve o si subió o no de peso. Sus logros, su personalidad, su energía, su luz.

Predica con el ejemplo y te aseguro que todo comenzará a fluir.

Espero les sirva este artículo si mamá comenta tu peso. Quieres aprender a comer? Te dejo la info de mis asesorías aquí.

Besos

W

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Destacados