Tips Nutricionales

GUÍA PARA COMER FUERA

Cómo salir a comer sin retroceder en tus avances

 

Alguna vez has estado en esa situación? Me imagino que si.

Te sientes increíble por lo bien que has estado comiendo últimamente, constante con el gimnasio, te miras al espejo y los cambios comienzan a aparecer.

Tus amigas deciden hacer una salida de mujeres a comer. O sea, comer y tomar sin mucho control.

Estás emocionada, te vas a poner esa polera que querías usar hace tiempo pero que no te atrevías por tus «brazos gordos». Llegas al restorán sintiéndote mina total, y ves el menú. Todo tiene arroz, papas, pan – toda esa comida que está fuera de los límites y que llevas días sin probar. QUÉ HACER? El pánico y las ganas de mandar todo a la mierda empiezan a aparecer.

Hasta que finalmente decides mandar todo a la mierda, llevas tanto días sin probar ni un santo carbohidrato que te los comes todos por su orden. El pan para picotear, papas fritas, un sandwich, postre y tragos. Si total, «ya me salí». Al día siguiente la culpa y la caña (resaca) te matan lentamente.

Te suena conocida esta situación?

A mi sí, totalmente. He estado ahí un millón de veces. Es difícil navegar entre querer una vida saludable y al mismo tiempo no transformarse en una amargada social.

 

QUE NO CUNDA EL PÁNICO

Lo primero que tienes que meterte a la cabeza es que la culpa/ansiedad NO es la manera de manejar la situación.

Un NO rotundo. Porque la vida no es solamente restringirse-disfrutar-culpa-repetir. La vida está hecha para disfrutarla y #vivirsinculpa

Entonces antes que nada vas a respirar. Inhala, exhala profundo. Vas a acordarte que NI UNA COMIDA por muy grande que sea te va a hacer «engordar» ni perder todos tus avances. Y vas a cambiar tu manera de mirar la comida.

Las dietas restrictivas que eliminan los carbohidratos no son la mejor manera de bajar de peso, de hecho, son la peor manera de bajar de peso. Por qué? Porque te hacen rebotar! Nadie puede vivir la vida sin carbohidratos, los vegetales son carbohidratos, si los cortas de raíz va a llegar el punto en que inevitablemente vas a consumirlos y eso te va a hacer REBOTAR. Y al rebotar vas a subir de nuevo ese peso que tanto te costó bajar y no vas a haber logrado el objetivo.

FAIL gigantesco.

Entonces cómo cambiamos esto? Comiendo de todo pero en su justa medida. En la porción está el veneno, de esta manera no vas a llegar a tanto extremo. Vas a llegar a ese restorán sintiéndote igual de mina, pero vas a salir sintiéndote feliz y sin culpa, en vez de angustiada y culposa. No vas a haber tenido esa batalla mental y vas a ser libre!

 

Ya Winnie, pero cómo hago eso? Arme una guía para salir a comer #sinculpa. Imprímela, guárdala en el celular, regálasela a tu mamá, compártela con tus amigas, lo que quieras, pero tenla a mano para echarle un ojo cuándo te encuentres en esa situación.

 

Y como siempre, si la culpa no te está dejando vivir tranquila, quizás la mejor opción es buscar ayuda nutricional en nuestra asesoría nutricional con coaching WG (vela aquí) o del ámbito psicológico, que puedes ver haciendo click aquí!

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Destacados